Posteado por: Verónica Temporini | septiembre 7, 2008

La Catedral

La iglesia mayor de Córdoba se encuentra emplazada en el corazón de la cuidad, frente a la Plaza San Martín y junto al cabildo histórico, ambos emblemas del poder civil y religioso de la conquista hispánica en América.

En el año 1577 se fija su localización y comienza así su construcción, con el aporte de indios, peones y herramientas por parte de los vecinos para la obra que prometía ser de gran envergadura. La falta de recursos y conocimientos técnicos dificultaron una continuidad regular en la construcción, pero a pesar de la lenta gestación y la gran cantidad de responsables y estilos que se sucedieron logró terminarse en el año 1748, cuando fue consagrada por el Obispo Fray José Antonio de San Alberto.

Tres siglos más tarde, en el año 1878, varios artesanos cordobeses fueron los encargados de cerrar el pórtico de la entrada principal con una reja de hierro de forja, con las figuras de San Pedro y San Pablo.

La austeridad y estilo colonial del exterior contrastan con la decoración interior de inspiración barroca de cortes y principados europeos, la cual estuvo a cargo de Emilio Caraffa, Manuel Cardeñoza y Carlos Camillioni, entre otros, a principios del siglo XX.

La catedral utiliza la distribución espacial del Gesú Romano, donde se remarca la cruz latina en planta y en el encuentro perpendicular del crucero se implanta el espacio semiesférico de la cúpula. En el interior todos los elementos confluyen al altar, como un punto focal de composición.

  

En el exterior se pueden apreciar dos torres robustas con una impronta aborigen que se hace presente en los detalles indo americano. Detrás de las torres se encuentra la gran cúpula en gajos, con cuatro torrecillas octogonales de refuerzo, una airosa linterna y rodeada en su nacimiento por un anillo abalustrado. 

 

La catedral cordobesa fue declarada como monumento nacional en 1941 por su riqueza histórica y arquitectónica, además allí descansan los restos de dos grandes figuras de la historia de Córdoba, Deán Gregorio Fúnes y José María Paz.

La gran iglesia de Córdoba fue testigo de muchas generaciones de hombres que intervinieron en su construcción, y hoy sigue allí como espectadora central de los acontecimientos que envuelven día tras día la vida de la cuidad.

Anuncios

Responses

  1. Verito sos toda una experta en el tema ya!
    Por más que no estudies historia del arte (que ya lo vas a hacer) tu blog está perfecto. Una periodista que no tiene nada que envidiarle a los artistas jaja.
    Te quiero Tempo!!

  2. Lindo trabajo y temática. Creo que la plantilla no funciona ya que no permite fotos más grandes y otros recursos. te sugiero cambiarla. ¡Adelante!

  3. me gustaria saber cuales fuero las razones por las cuales descansan los restos de Jose Maria Paz en la catedral de cordoba. un abrazo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: